No sólo se tiene que fidelizar

Marcel Galli. Socio Director d’Acticom.

“¿Cueces o enriqueces?”… Supongo que muchos de nosotros recordamos este claim de una reconocida marca de caldo concentrado en que se nos invita a aportar valor a distintos platos cocinados. En el ámbito de la fidelización de clientes también se tiene que enriquecer. Esta empieza en la primera impresión dada al cliente, pero para que el cliente vuelva tenemos que tener preparadas herramientas que, más que fidelizar, vinculen el cliente a nuestra empresa. Ejemplos bien conocidos por todos son los programas de puntos que, a cambio de regalos, hacen que el cliente siga viniendo… De hecho, no sólo se tiene que fidelizar, a veces es conveniente premiar esta fidelización, diseñando herramientas de vinculación.


Compartir en: